Publicaciones de las comisiones de trabajo

18th ICID

SADI Virtual

Lunes, 27 Mayo 2019 10:37

Información para la comunidad por brote de Botulismo

Comisión de Enfermedades Endémicas y Emergentes Sociedad Argentina de Infectología.

BOTULISMO: INFORMACIÓN PARA LA COMUNIDAD

A raíz de 2 casos confirmados de botulismo en adultos, secundarios al consumo del producto hummus marca Tsuki Macro Vegan en la Ciudad de Buenos Aires, se informa:

¿Qué es el botulismo?

El botulismo es una enfermedad poco frecuente pero grave. Se conocen según el mecanismo de contagio, diferentes tipos: botulismo transmitido por los alimentos, botulismo del lactante, botulismo de las heridas, botulismo por inhalación o por otro tipo de intoxicaciones.

El botulismo de transmisión alimentaria, causado por el consumo de alimentos que no se han procesado adecuadamente, se debe a sustancias tóxicas producidas por una bacteria llamada Clostridium botulinum. Estas toxinas se generan preferentemente en ambientes con poco oxígeno, por eso tienen más riesgo de contaminación los alimentos enlatados, conservados o fermentados de preparación doméstica.

El botulismo no se contagia de persona a persona.

Si la enfermedad no se trata a tiempo puede ser mortal, por eso se la considera una emergencia médica.

¿Cuáles son los síntomas?

Por lo general, los signos y síntomas comienzan entre 12 y 36 horas después de que las toxinas ingresan al organismo.

Puede haber:

  • Dificultad para tragar o hablar
  • Boca seca
  • Debilidad en ambos lados del rostro
  • Visión borrosa o doble
  • Caída de los párpados
  • Problemas para respirar
  • Náuseas, vómitos y/o calambres abdominales
  • Parálisis

¿Cuándo se debe consultar con un médico?

Si sospecha que puede tener botulismo, busque atención médica rápidamente. El tratamiento temprano y específico aumenta las posibilidades de supervivencia y disminuye el riesgo de complicaciones.

La consulta rápida también sirve para alertar a las autoridades sanitarias pudiendo así evitar que otras personas coman alimentos contaminados y enfermen.

Las muestras de alimentos vinculados a casos sospechosos se deben obtener inmediatamente, guardar en envases herméticos y enviar a laboratorios para identificar la causa.

¿Cómo prevenirlo?

Estas cinco claves son particularmente importantes para prevenir intoxicación alimentaria:

  • Mantenimiento de la higiene personal, fundamentalmente con el lavado de manos y mantenimiento de la higiene del sector donde se van a manipular los alimentos.
  • Separación de alimentos crudos y cocidos.
  • Cocción total de los alimentos (temperatura mayor a 70°C) y evitar que queden crudos en su interior.
  • Mantenimiento de los alimentos a temperaturas seguras (alimentos perecederos en heladera a menos de 5°C; alimentos listos para servir arriba de los 60°C; no descongelar alimentos a temperatura ambiente y no cortar las cadenas de frío).
  • Utilización de agua potable e ingredientes crudos seguros.
  • Sugerencias para consumir alimentos de forma segura:
  • No comer alimentos en conserva si el envase está hinchado o tiene olor desagradable. Sin embargo, el sabor y el olor no siempre revelan la presencia de C. botulinum. Algunas cepas no hacen que la comida huela mal o tenga un sabor extraño.
  • Si se envuelven papas en aluminio antes de cocinarlas, comerlas calientes (mayor a 60°C) o aflojar el aluminio y conservarlas en la heladera, no a temperatura
  • ambiente.
  • Conserve infusiones de aceite con ajo o con hierbas en el refrigerador.
  • No se recomienda consumir productos directamente del envase de conserva, antes deben ser sometidos a calentamiento (mayor a 100°C) para destruir la potencial presencia de toxinas, aún cuando los mismos no presenten signos de alteración.
  • Someter los alimentos de conserva antes de su consumo, siempre que sea factible, a temperatura cercana a 100°C (agua en ebullición, a baño maría) durante no menos de 30 minutos, a fin de destruir la toxina (termolábil). Preferentemente con el envase cerrado y sumergido en suficiente cantidad de agua.
  • No se aconseja mantener el alimento previamente calentado para su consumo más de 72 horas en heladera, caso contrario es aconsejable repetir el procedimiento de calentamiento (30 minutos a 100°C) antes de volverlo a ingerir, aunque sea del mismo envase.

Para más información sobre preparación adecuada de alimentos se pueden consultar: